943 326 250 | info@acabegi.org

¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), dentro de los cuales figuran: la Anorexia Nerviosa, Bulimia Nerviosa, TCA No Especificado, Trastorno por Atracón, etc., son enfermedades mentales graves.

Quienes las padecen experimentan un miedo obsesivo a engordar, que les lleva a desajustes en patrones de alimentación ya sea en frecuencia, intensidad, cantidad, calidad y duración de la ingesta alimentaria.

Estas enfermedades comportan graves consecuencias físicas y psicológicas para quienes las padecen y provocan importantes alteraciones en su entorno familiar y social.

Detectar el trastorno

Anorexia Nerviosa


La persona enferma padece un miedo obsesivo a engordar y provoca intencionadamente la pérdida de peso; imponiéndose dietas restrictivas, ejercicio excesivo y/o realizando conductas compensatorias: vómitos provocados, laxantes, diuréticos, etc.

Bulimia Nerviosa


Muchos rasgos son comunes a la Anorexia Nerviosa, incluyendo la preocupación por el peso y la figura. Se caracteriza por comer sin control, darse atracones y a continuación realizar conductas compensatorias: ayuno, vómitos provocados, laxantes y/o ejercicio físico excesivo.

Trastorno por Atracón


El enfermo no puede controlar el acto de comer, ni el tipo, ni la cantidad de comida que ingiere; y a esto, se añade el malestar que siente después del atracón. A diferencia de la Bulimia Nerviosa en este trastorno, no se presentan conductas compensatorias.

Trastorno de la Conducta Alimentaria No Especificado


Los TCNE son cuadros incompletos de Anorexia o Bulimia Nerviosas que no cumplen todos los criterios para diagnosticarlos como tales, lo que no significa que sean menos graves o que no necesiten tratamiento.

Síntomas y signos más frecuentes


  • Preocupación excesiva por el peso y la imagen corporal.
  • Pérdida de peso.
  • Negación total o parcial de la enfermedad.
  • Alteración del carácter.
  • Cambios de humor.
  • Negación de sensaciones de hambre, sed, cansancio, fatiga, etc.



  • Disminución de las horas de sueño.
  • Falta de autoestima.
  • Alteración o pérdida de la menstruación.
  • Problemas dentales y gingivales.
  • Pérdida de cabello.
  • Pérdida de interés sexual



  • Hacer ejercicio de forma exagerada.
  • Darse atracones.
  • Dificultades de concentración y de memoria.
  • Sentimiento de descontrol y soledad.
  • Dificultad de reconocer las emociones.
  • Desinterés y aislamiento social.

Qué hacer

Afectados

  • Buscar información necesaria y fiable
  • Acudir a personas de confianza
  • Pedir ayuda a la Asociación
  • Dirigirse al médico de familia

Familia y amigos

  • Informarse de la enfermedad
  • Pedir ayuda a la Asociación
  • Hablarle con respeto y tranquilidad
  • Animarle a pedir ayuda
  • Ofrecerle acompañamiento

Educadores

  • Informarse antes de abordar el tema
  • Hablar con el afectado
  • Ofrecerse para hablar con los padres
  • Informarles a donde pueden acudir

Cómo podemos ayudarte

Contacta

Tratamiento

El tratamiento más eficaz es aquel donde intervenga un equipo multidisciplinar formado por médicos, psiquiatras, psicólogos, endocrinólogos y enfermeros.

La familia debe colaborar y solicitar a los profesionales información sobre el tratamiento y demandar pautas y orientación, para saber en qué modo pueden ayudar.